¿Por qué el trap no pasa de moda?

El trap ha llegado y se ha emancipado del rap para ser considerado como una categoría diferente. La palabra trap viene del inglés y significa trampa, refiriéndose a las ubicaciones conocidas por el trapicheo de drogas.

Ha tardado en llegar a España, pero desde su llegada en 2010, este fenómeno no hay quien lo pare. Aún no se tiene un conocimiento real de en que consiste, ya que muchos no encuentran la diferencias claras respecto al rap. “El rap y el trap son lo mismo, sólo que ahora se pueden hacer más cosas. En España llevan veinte años haciendo lo mismo, ahora aparece un sonido diferente y lo clasifican como otra cosa”, aseguraba Kidd Keo en una entrevista.

Lo cierto es que el trap tiene un estilo claro y se rige por sus propias normas. La más característica ha sido su medio de difusión innovador y muy diferente a lo que se ha hecho hasta la fecha. El trap se concentra en YouTube, un medio en el que a demás de oír se puede ver.

Ya nadie vende discos, sino que se trabaja una actitud y una imagen, para dar como resultado videos en los que destaca la calle, el estilo y una estética que hoy en día ya todos asociamos con el trap.

Es tal la popularización, que para muchos ya existen sub-categorias dentro del trap, genero que hasta hace poco ya era considerado como subgénero del rap.

Al parecer se distinguen dos tipos de traperos. Los que tienen estética pura y hacen letras hablando de trap tradicional, siempre asociado al trapicheo, y los que se lo han tomado como una diversión gracias a que este estilo contempla muchos ritmos, estilos y letras.

Quizá uno de los más populares de este último grupo sea Kinder Malo, que recibió tantas criticas por su videoclip de “La Ley de Eddie Murphy”, que YouTube lo ha bloqueado en numerosas ocasiones.

El trap es probablemente el genero musical con más detractores en la actualidad, y muchos artistas afirman que eso ha sido la principal causa de su popularización y que seguirá impulsándolo cada vez más.

En definitiva, parece que los haters y la plataforma preferida por los jóvenes, YouTube, han hecho que de alguna manera, la música que escuchaban en los barrios marginales de Atlanta hace 15 años, llegue a los oídos de todos y cada uno de nosotros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.